Esto es lo que más orgullosos nos hace sentirnos de nuestro centro, ver la capacidad que tenemos de
dibujar sonrisas.

Esto es lo que más orgullosos nos hace sentirnos de nuestro centro, ver la capacidad que tenemos de
dibujar sonrisas.
“Debido a una bacteria me quedé sin pelo en la zona de las patillas. Esta bacteria no permite el injerto
de pelo, al tiempo se cae. Alfredo ha hecho que vuelva a tener patillas y la gente me pregunta si me he
hecho un implante. Estoy muy agradecido, lo que hace es ayudar a la gente a verse y sentirse mejor.”
Carles Sanz.

¿Y tú que opinas? Nosotros, ¡que no es tarde!